EDITORIAL

Cuando, hace mucho tiempo, empezamos a conversar respecto a las actividades que pudiéramos hacer para mejorar la Seguridad de los Pacientes, un puñado de amigos que teníamos en común el trabajar en Hospitales y que dábamos los primeros pasos en lo que eran los esbozos de la Calidad, de lo único que estábamos muy claros era de que: no era fácil, que había mucho por hacer y que a pesar de ser una tarea interesante, costaría encontrar adherentes.

Cuando las metas son soñadoras y no hay retribución monetaria, en nuestro país se dificulta entusiasmar a la gente. Surgían ideas de hacer una agrupación y de inmediato viene la complicación de la forma de gestionar, el amparo legal y las dificultades.

Cuando no se persigue un afán pecuniario, cuando no se ven las ganancias monetarias, cuesta mucho encontrar adherentes a los proyectos. El altruismo solo aparece cuando hay catástrofes, pero nunca la Seguridad de los Pacientes (la inseguridad) ha sido considerada catástrofe.

Poco a poco fuimos aglutinando entusiastas que sí creyeron que es posible trabajar y que la Seguridad del Paciente nos permite crecer y hacer crecer nuestra labor profesional para aportar en el día a día de nuestras acciones en los Hospitales, Clínicas, CESFAM, CECOF, y Centros de Atención Abierta. Hoy en la Fundación para la Seguridad del Paciente, organización sin fines de lucro, somos 122 socios. Hemos crecido, se han realizado

5 jornadas Regionales, 4 congresos internacionales, y en nuestra plataforma virtual, 4 cursos on line y 3 Diplomados.

Lo que partió como un sueño en el año 2015, hoy es una realidad, con nuestras capacitaciones hemos llegado a mas de 1.500 profesionales. Si cada uno de ellos a atendido en este tiempo a 100 pacientes , podemos decir que para muchos pacientes es probable que su atención haya sido más segura.

Hoy nuestra fundación ha superado con creces el sueño inicial, pensábamos ser una instancia de generación de movimiento para aumentar la Seguridad. Hoy somos Miembro Institucional de ISQua, reconocidos en Google como Non Profits Organization, y como ONG Receptora de Fondos publicos por el Ministerio Secretaria General de Gobierno de Chile. Entregamos capacitación y tenemos esta revista para llegar con nuestros contenidos

hasta el escritorio de los profesionales de la salud y no sólo en Chile sino también, en países hermanos.

Es grato y reconfortante formar parte de un equipo humano desinteresado que ya tiene un capítulo de Enfermería y un Capítulo de Químicos Farmacéuticos, porque es importante trabajar el tema de la Seguridad de los pacientes entre colegas.

El hecho de, este año, haber dado el primer paso hacia la creación de una agrupación de Pacientes por la Seguridad del Paciente ha sido lejos otra de las emociones vividas en el marco de nuestro 4° Congreso. Ver como espontáneamente más de 200 personas subieron al estrado para abrazar y compartir con Aurora, quien con mucha generosidad nos relató su paso desde el set de la televisión a su vida como discapacitada, sin una

gota de rencor y con muchos deseos de que la seguridad del paciente crezca y no tengamos otras Auroras que lamentar.

Esperamos seguir creciendo, seguir recibiendo nuevos socios que trabajen por la Seguridad para poder llegara los lugares más extremos, donde la capacitación es muy difícil o poco atractiva, donde son pocos los profesionales, donde, en muchas ocasiones, es dificultosa la derivación de sus pacientes. Personas que día a día deben enfrentarse a temas muy complejos de Seguridad.

Esperamos que este nuevo número 2 del Vol 2 del 2019 les aporte con buenas nuevas, les abra el gusto y el deseo por hacer crecer la Seguridad del Paciente

Adriana Van Weezel Herrera / Tecnólogo Médico

Departamento de Calidad Hospital Fuerza Aérea de Chile

www.fspchile.org

Chillán, Agosto del  2019